¿Que son los minicreditos? Informacion, consejos y opiniones

¿Que son los minicreditos? También conocidos como minipréstamos o microcreditos y muy popularizados en los últimos años, los minicreditos consisten en un servicio crediticio que proveen entidades no bancarias para necesidades no específicas. Las características principales de este tipo de préstamos es que son de cuantías poco elevadas (no suelen superar los 800 euros) y el plazo para la devolución es bastante corto (no se alarga más allá de los 45 días por regla general). Se trata de dinero rápido que podemos adquirir de manera sencilla y eficaz. Los minicreditos se suelen gestionar a través de internet o teléfono.

Este tipo crediticio permite que el usuario disponga de su dinero en muy poco tiempo, en algunas ocasiones incluso tan solo unos minutos si la empresa está en horario de atención comercial. Algunas compañías trabajan durante el fin de semana así que la disponibilidad es prácticamente completa para este tipo de productos. A diferencia de otras fórmulas, no se necesita de aval para poder solicitarlos.

La información previa es muy importante ya que el ahorro al pedir un minicrédito puede variar cerca de un 70% dependiendo de la empresa que usemos. Tampoco es necesario que el solicitante posea nómina ya que en la mayoría de los casos bastará con demostrar que posee algunos ingresos justificados.

Algunos bancos se están lanzando poco a poco a la comercialización de productos similares (con mayores plazos e importes) viendo el tremendo potencial de este tipo de servicios. Se denominan créditos rápidos y a veces pueden llegar a confundirse con los minicreditos a pesar de las diferencias notables entre los dos. Los primeros tienen un importe más considerable, una finalidad específica y son proporcionados por entidades bancarias. Es fundamental entender las características de cada producto para escoger aquel que mejor se adapte a lo que estamos buscando.

¿Que desventajas tienen los minicreditos? Opiniones

Algunas de las quejas más frecuentes por parte de los clientes al usar los minicréditos son el excesivo número de documentos solicitados, servicios de atención al cliente de pago o la insistencia desmesurada en la devolución del importe solicitado.

Para la sociedad que presta este tipo de servicio también existe un riesgo importante ya que los usuarios suelen tener un elevado grado de impago porque predominan personas que no han podido conseguir este dinero urgente de otra forma por diversas causas. Es por ello que los costes por este tipo de servicios crediticios suelen ser elevados.

¿Cómo solicitar minicreditos?

El procedimiento es bastante sencillo. Existen algunas exigencias obligatorias como poseer una edad mínima que suele rondar los 21 años, no estar incluido en listas de morosos como ASNEF o RAI o tener unos ingresos demostrables. Cada empresa de minicreditos marca este tipo de requerimientos por lo que no hay una regla estricta y general, aunque la mayoría se mueven dentro de criterios similares. Una vez cumplidos estos requisitos tenemos que seleccionar la empresa y llamarles (en algunos casos podemos contactar vía correo electrónico). Ellos tramitarán todo de manera cómoda y nos darán información acerca de las características de sus diferentes productos. Es útil que nos manden también todos los documentos a nuestro email para que así tengamos constancia del producto que contratamos de manera digital.

minicreditos personales

Si has perdido la factura puedes escribir un email o llamar por teléfono al servicio de atención al cliente para que te la reenvíen. No suele haber problemas con eso.

Es importante tener en cuenta que este tipo de prestamistas trabajan con unos bancos específicos así que si queremos disponer del dinero de manera inmediata nos tenemos que informar de los mismos para ver si son compatibles con las condiciones que queremos. Si nuestro banco no está asociado con la empresa prestamista, el dinero puede tardar hasta 24 horas.  A la hora de devolver el montante de la operación también es importante prestar atención al hecho que una transferencia suele tardar unos días en hacerse efectiva desde que la realizamos hasta que llega a su destino. Esto es clave para no llevarnos sorpresas con intereses de demora que no nos esperábamos.

¿Que empresa elegir?

Es siempre importante acudir a compañías de minicreditos que nos ofrezcan la mayor confianza.  La transparencia es fundamental. Nos tienen que brindar toda la información acerca del proceso y los costes desde un principio y sin hacer uso de la llamada letra pequeña con el objeto de engañar al usuario. A pesar de que hay empresas muy solventes, como en cualquier otro sector, podemos encontrarnos auténticos engaños y es por ello que sería bueno recopilar algo de información acerca de dicha organización. Existen ciertos indicadores que hacen más confiables a este tipo de empresas como la atención al cliente usando un teléfono que no sea de pago (tipo 902), chat en línea en su sitio web, notoriedad en los medios de comunicación o una página completa en su portal de internet con información relativa a la compañía.

Si al llegar el día del pago, el cliente ve que no puede pagar dicha deuda, algunas de las empresas que ofrecen minicréditos suelen ofrecer una prórroga de algunos días (en algunos casos incluso puede llegar a un mes) para dar mayores facilidades de reembolso.